Mapa fosas Sahara

Mapa

Presentación

PCCMI de El Aaiún (Puesto de Mando de las Compañías Móviles de Intervención)

Este PCCMI era un antiguo cuartel del ejército español que fue utilizado durante los primeros dieciocho años de la ocupación marroquí como centro clandestino de detención. Durante estos años algunas personas detenidas fueron después liberadas, pero la mayoría fue trasladada a Kalaat M’gouna a mediados de los años 80. El PCCMI fue el primer centro de detención por el que pasaron unos días, semanas o meses casi todos los detenidos desaparecidos saharauis en El Aaiún. También donde fueron detenidas y desaparecidas durante cerca de cuatro años numerosas personas, especialmente del llamado grupo del 87 hasta la liberación colectiva que se dio en 1991. Posteriormente este sitio funcionó como prisión clandestina de forma más limitada hasta finales de 1993. En dicho centro se encontraba concentrada la reserva de toda la policía antidisturbios para la ciudad. La cárcel disponía de varias dependencias fortificadas donde se guardaba la munición. Una de las celdas, que los sobrevivientes identificaron como el antiguo comedor del cuartel en la época española, estaba acondicionada como sala de torturas.

Según describieron los sobrevivientes, había cuatro celdas en un lateral y un pasillo y otra celda en la esquina, todas las celdas medían 3 x 3 metros. La celda al final del pasillo era más pequeña y en ella estaban recluidas catorce mujeres en 1987. Las celdas no tenían puerta y durante los primeros meses los detenidos no tenían mantas a pesar de ser invierno.

Este centro clandestino de detención operaba entonces como un centro de tortura y posterior distribución de personas detenidas desaparecidas. En 1987, debido a la cantidad de presos saharauis y a la necesidad de mantener en condiciones de clandestinidad sus detenciones, no fueron llevados a otros lugares, sino que se quedaron en el PCCMI. De acuerdo a los testimonios recabados, en este centro se utilizó torturas con perros para atacar a las personas presas. Imagina.

En el marco de la visita, en 1987, de la delegación de Naciones Unidas y la Organización para la Unión Africana, las personas detenidas-desaparecidas fueron trasladadas del PCCMI a las instalaciones del Batallón de Intervención Rápida (BIR), a unos 25 kilómetros al sur de El Aaiún. Después de varios días en el BIR, entre el 22 y el 30 de noviembre, y una vez que la delegación internacional regresó a Rabat, las personas detenidas fueron de nuevo sacadas del BIR y llevadas al PCCMI.

El PCCMI, como otros centros clandestinos de detención (como por ejemplo Derb Moulay Chérif, BIR, o por las fuerzas auxiliares bajo control militar como en Agdez o Kalaat M’gouna), estuvieron custodiados por el ejército y servicios de inteligencia. Las investigaciones demuestran que en ellos hubo un control minucioso y planificado.

El registro sistemático de actuaciones: el caso del PCCMI

El funcionamiento de los centros clandestinos de detención como el PCCMI, muestra un patrón sistemático de control y registro de las existencias y de las incidencias diarias en dichos centros, en cada uno de los tres turnos existentes (de 5h a 13h; de 13h a 21h; y de 21h a 5h). En cada uno de los turnos se ejercía el control de forma doble, es decir cada hora por parte del jefe de posta (a las horas en punto) y del jefe de sección (a las medias horas). Con lo que cada 30 minutos se controlaba la situación del centro y de los detenidos.

Los diferentes puestos de control, responsabilidades de vigilancia y logística eran permanentemente asignados, y de ello se daba cuenta en registros y hojas de control a través de números que corresponden a miembros de dicha compañía. En ningún caso se registraban nombres o cargos de las personas adscritas. Los registros contaban solamente con el sello, la firma y nombre del responsable máximo en la zona. Este hecho muestra también que los planes, y las diferentes acciones, se hallaban permanentemente monitoreadas por las máximas autoridades de la institución y no respondían a hechos o responsabilidades solamente individuales.

Las responsabilidades incluían el control de la entrada, la armería, el lugar de reclusión de los detenidos desaparecidos que estaba perfectamente controlado, la jefatura y logística así como un chófer para las salidas que fueran necesarias. Además, había personal de reserva disponible para cualquier eventualidad. Dichos puestos de control cumplían turnos de 8 horas, haciéndose de manera sistemática desde las primeras detenciones desapariciones en 1976 al menos hasta 1993, sin variar de forma notoria su funcionamiento.

Según los testimonios recogidos, tanto de víctimas como de algunas fuentes internas del PCCMI, los registros incluían un apartado sobre incidencias en los diferentes turnos. Un análisis de dichas incidencias muestra dos aspectos claros:

  1. La precisión del registro de entradas y salidas, incluyendo las incidencias nuevas como los movimientos rutinarios de los guardias (por ejemplo, registrando sistemáticamente las horas de entrada y salida de los guardias y su modo de desplazamiento, ya fuera a pie o en vehículo).
  2. El movimiento que existía en el centro, especialmente en relación a los detenidos, situación de los mismos, entrada de miembros de fuerzas de seguridad del Estado o en ocasiones de personal de salud, así como las entradas rutinarias como las del camión de basura de la municipalidad.

Dichos movimientos incluían la entrada ocasional de un enfermero frente a demandas de atención o algún problema de salud de algún detenido. Las entradas consignadas eran en general de un tiempo de cinco minutos, señalándose en los registros la hora de entrada (por ejemplo: entrada 11:30h y salida 11:35h). También fueron registradas las entradas de diferentes miembros de las fuerzas de seguridad que se dirigían al lugar de reclusión de los detenidos desaparecidos, ya fuera para dar cuenta de su estado, llevarse a algunos detenidos o controlar su situación.

En el caso de El Aaiún, cerca de 150 miembros de las Compañías Móviles de Intervención CMI, actuaban diariamente para el control, tanto del PCCMI donde se encontraban de guardia diez efectivos, como para mantener el control territorial en la zona. Los lugares de control territorial incluían especialmente el aeropuerto, con nueve policías, y el hospital civil con cuatro o la presencia de dos miembros de la policía de intervención rápida en hoteles existentes en ese momento, considerados estratégicos. En el resto de los lugares considerados clave para el control por parte de la CMI se contaba con un policía.

El número de personas que permanecían detenidas en el PCCMI entre 1987 y 1991 fue de entre 56 y 70 personas. Los listados de presos y presas que se encontraban desaparecidos eran controlados diariamente por parte de sus captores, y por cada uno de los tres turnos diarios, pero ninguno de esos registros, como la propia práctica de las detenciones, eran conocidos por los familiares, se trataba de archivos internos del PCCMI.

Las edades de las personas detenidas eran conocidas y registradas en las hojas de control de detenidos. El rango de edad de los detenidos en 1989 era de entre los 18 años de N’dour Learoussi y los 63 años de Ayach Salaba. Aunque antes y después de esas fechas hubo detenidos niños y menores de edad como El Koteb El Hafed en 1992 y Fatma Lah-madi en 1993.

También las autoridades llevaban un registro sistemático sobre las incidencias de los presos. Por ejemplo, según las fuentes consultadas, se incluyen incluso referencias a la negativa de los presos y presas a comer debido a que “la alimentación contiene muchos gusanos en la salsa” (25/9/87: 3 agrupación firmado: Benzhour). Dicho registro confirma las alegaciones de las personas entrevistadas que estuvieron detenidas en el PCCMI, y que han sido también generalizadas en otros centros clandestinos de detención.

Periódicamente se realizaban visitas de jefes del SIR DJ como el inspector El Ayadi. En dichas visitas se señalaban todos los detalles como por ejemplo, el tipo de coche, el número de matrícula y los minutos que permaneció inspeccionando a los detenidos (muchas veces cinco-diez minutos). Estas acciones periódicas prueban el nivel de control externo que se realizaba por parte de las autoridades, probablemente con el único objetivo de constatar la presencia de todos los detenidos dado el exiguo tiempo que duraron la mayor parte de estas visitas.

Todos los acontecimientos que sucedían en el centro clandestino eran rigurosamente consignados. Pequeños detalles, como contingencias con el suministro eléctrico, eran consignados por los miembros de la guardia del CMI con todo rigor: el redactor con número 27002, de una de las notas en el cambio de guardia refiere el 3-7-87: señalarle a VD. que la luz del lugar se ha apagado entre las 5h y las 5:10’h. Por ejemplo, en un reporte de la guardia de las 5h-13h del día 3 de junio de 1987, se refiere entre las incidencias que se fue la luz en el centro entre las 4:35’h y las 4:50’h. Es decir, el registro sistemático de la vida en el centro clandestino de detención y el paso de la información a sus superiores de cualquier mínimo incidente por pequeño que fuera. También se detallan, de vez en cuando, algunas incidencias de los detenidos que se encontraban desaparecidos, como el rechazo a la comida o alimento, los problemas de salud y enfermedades.

Señalarle a VD que el detenido BONIFAZ MOUR no quiere tomar su desayuno. El detenido BOUFIRADDI MAIMUN no quiere tomar su comida. El detenido AZIZA GAITI dice que se encuentra mal de salud y está mal de las dos manos. En otro documento, del 22 al 23 del 9 del 87 A señalarle a Vd. que el detenido NOUMRIA AHAMADI se queja de un ojo enfermo.

También detalles sobre requisas de objetos que son reportados directamente a la autoridad superior: Tengo el honor de informarle de que el día de hoy en la toma de la sección entre las 5h a las 13h y en el momento del paso de consignas de guardia del PCCMI, con el jefe de posta de la CMI 12 se ha encontrado un reloj con una cinta blanca de marca Orient y un chaplet en la detenida llamada LALLA BENT-ALLAL.

Las entradas y salidas de inspectores se encuentran registradas con detalles sobre el tipo de coche, matrícula, si tenían acompañante y su nombre, así como la hora de entrada y salida.

TAOUSI ABDELKADER acompañado del inspector AZIZ a bordo del auto Fiat 132, matrícula 991585 entró en la Geoda del PCCMI a las 10:40h siendo la salida a las 10h50. También señalar que a las 12:05h el inspector de la policía E LAYADI entró en la geoda del PCCMI a bordo del Land Rover matrícula 39291, saliendo a las 12:25h.

19001. señalarle a vd la entrada del OPP HAZIZ acompañado del inspector EL AYADI a las 14:05h en la geoda, en el vehículo Land Rover matrícula 39291 y la salida a las 14:30h el día 03-8-87.

La entrada de enfermero o médico en algunos casos se hace siempre de la mano del inspector correspondiente. En otro documento se dice que tenemos que señalar que hacia las 9:55h el inspector EL AYADI entró en el PCCMI a bordo del Land Rover 50372. Le acompañaba el doctor IDRISSI BELCASMI a destino de la geoda del PCCMI para cuidar a los detenidos siguientes: AZIZ MOHAMED, MOHAMED ALI, ALACHI MOHA- MED, ALI BAIBA MOHAMED, SELB MOHAMED. La salida se ha hecho a las 10:30h.

Así mismo, se realizaban y quedaban registrados periódicamente los simulacros sobre el plan de defensa del centro de detención, realizados como forma de entrenamiento. A las 19h30 el 1ºgrupo de la CMI 12 ha efectuado un plan de defensa del PSCMI. Firmado. En algunos casos se reportan visitas de autoridades policiales que se llevan a personas detenidas-desaparecidas. -para señalar a vd que a las 21:10h el detenido BOUBUR Sidi Mohamed SALEM ha sido reladé por el OPP HARIZ jefe del B.C. de la SRPJ de El Aaiún. 3/4 del 08-87.

Doc. 25001 similar al del 31-7-87: es preciso señalar que el ORJ RADOUAN ha entrado en el PCCMI hacía las 11:40h para ver al detenido ZIRI MAHFOUD que ha estado enfermo. La salida se ha hecho a las 11:50h.

Sin embargo, en otros casos, cuando se produce el traslado de detenidos, el registro no incluye ningún dato sobre los nombres de las personas que fueron llevadas fuera del PCCMI. El 25/2/84, el comandante de la compañía móvil de intervención nº 12 de El Aaiún, escribe al Sr. Comandante de la 3ª agrupación del CMI de El Aaiún, para informarle de las actividades diarias. Tengo el honor de hacer ver aquí abajo, la actividad durante el servicio desde las 13h a 21h del día 24-2-84 llevado a cabo por el personal del 2º grupo de esta unidades los diferentes puestos estáticos y neurálgicos de la villa de El Aaiún, comprendido el PCCMI. Acontecimientos: hacia las 20:30h bajo la responsabilidad del comisario LAMHAOUI, L´OPJ HARIZ, tres inspectores y un gendarme han hecho salir de la geoda a 14 detenidos a bordo de tres vehículos a la PJ. Firmado: el comandante de la CMI nº 12 del Aaiún. BOULAL BOUJEMAA.

En todos los reportes los miembros de la CMI quedan registrados solo con un número, mientras las actuaciones de personal externo quedan registradas con nombre, cargo y todos los detalles de la acción.

- Hacia las 10:30h el inspector de policía EL YADI SRPJ, acompañado del médico, entraron en el PCCMI para consultar a la detenida AZIZ ABDE MOHAMED ALI. La salida se hizo a las 10h40.

- Hacia las 11:45h, los inspectores de policía SRRJJ EL AYADI TAOUSSI se han hecho cargo del detenido que se llama AIDALHOU.

El registro de las personas a visitar es también realizado con todo detalle. El doc. 28001 recoge en los acontecimientos: a señalarle a Vd. Que hacia las 9:45h el inspector ELA- YADI ha entrado en el PCCMI para visitar a los detenidos que siguen: ELAYACHI MOHAMED LAMIN, ALI BAIBA MOHAMED SALAMI, ALROUMINE BERGIN a bordo de un Land Rover, saliendo a las 9:55h del día 20-7-87.

En algunos casos se dieron traslados al hospital que también fueron consignados por los responsables de la guardia, informando puntualmente a sus superiores.

21-7-87 Acontecimientos: cambio de guardia -hacia la 1:50h el S/B BAHANNIGS de la CM12 es transportado LIN HASAL BEN MAHALI a bordo de una ambulancia de la protección civil nº 2266 a fin de tomar los (ilegible) el intervenido va al hospital por orden del médico.

El Aaiún 29-09-1978. Toma de guardia (13x21) El Brigadier de policía BELA- BBES MOHAMED jefe del 1º grupo de la CMI nº 12 de El Aaiún al Sr. L´OP comandante del CMI bº 12 del Aaiún. Objeto: C/R de información. Tengo el honor de informaros, que dos detenidos políticos dejan el hospital para prisión, siguiendo las instrucciones del Doctor, a las 18:20h. El transporte es asegurado por coche de transferencia y se trata de BIDABEN LLAHDIH y OUMLAKHOUT SALIMA. Para todo fin útil. El jefe de grupo con su firma.

Un somero análisis de esos pocos documentos de la época muestra el nivel de control que existía en dichos centros y la existencia de archivos policiales y militares que detallan minuciosamente los hechos, las incidencias en dichos centros o las víctimas de los mismos. La apertura de estos archivos por parte del Estado marroquí forma parte del derecho de las víctimas y de la sociedad saharaui a la verdad. Algunos de los presos en este centro continuan desaparecidos. Ver.

Este centro, que forma parte de la memoria del sufrimiento saharaui, no fue reconocido por el Estado marroquí como centro clandestino de detención. Fue destruido finalmente en 2008 y encima de su asentamiento original se ha construido un nuevo cuartel.

Con el apoyo de: